Wednesday, 22 April 2015

¡HARTAZGO!

¡HARTAZGO!

¿A quién sirve el gobierno en Guatemala? ¿Se está convirtiendo el gobierno en una dictadura de facto?

(Publicado en Prensa Libre el 25 de septiembre del 2014)

Una semana basta para evidenciar los abusos de poder por parte de funcionarios públicos, tales como el descaro de realizar actos relacionados con proselitismo irrespetando la ley electoral vigente, la corruptela y las redes delincuenciales ligadas a funcionarios públicos; la agresión a periodistas de elPeriodico, el uso de la fuerza en contra de la ciudadanía en Sacatepéquez y las infames declaraciones de la Vicepresidenta viéndole al pueblo la cara de tontos son ejemplos de un gobierno que no respeta a la ciudadanía ni a la institucionalidad Democrática.  

Los peores enemigos de un gobierno con aspiraciones totalitaristas o, sin ir muy lejos, que no comparta el principio democrático del origen del poder ciudadano, son la prensa independiente, los formadores de opinión independientes y el periodismo investigativo serio que evidencie corrupción y abusos pero sobre todo, un pueblo harto. En Guatemala se han dado una serie de eventos, que más que avergonzar a quienes hoy poseen el poder político, debiera preocuparle a usted. Lo que sucede en el ámbito gubernamental no es ajeno ni trivial, como para limitarse a reir, encogerse de hombros o resignarse y esperar… perpetuando la actitud conformista de “a ver qué pasa”.

No ha sido gratis que en Guatemala exista el derecho a expresarse, el derecho a disentir y el derecho a fiscalizar la autoridad delegada en funcionarios. Ni somos lacayos, ni somos esclavos. Somos ciudadanos, Joder!

El Gobierno muestra que a estas alturas trabaja exclusivamente para sus financistas y con el objetivo de fortalecer su partido político y su (discrecionalmente impuesto) candidato presidencial. Más que acomodarnos en la indiferencia, qué tal empezar a hacer que las cosas sucedan? ¿Sabe cómo se construye la historia en un contexto democrático? Participando. Asignando un poco del tiempo personal en algo más allá que las tareas diarias. Seguramente usted que lee esta columna es de esa población privilegiada, que tiene la oportunidad y libertad de usar un poco de su tiempo para manifestar su hartazgo (desde las cómodas redes sociales hasta levantarse del escritorio, como sugiereFelix Alvarado). 

Unirse a ese clamor que viene gestándose en cada Guatemalteco desde hace mucho tiempo: Hartos y hartas del abuso a la libertad de prensa, Hartos y hartas del irrespeto a las leyes, hartos y hartas de la represión, hartos y hartas del abuso de poder, hartos y hartas de la corrupción y tráfico de influencias, hartos y hartas de la violencia, hartos y hartas de que ninguna propuesta política presente cambios de fondo para corregir el rumbo del país. Hartos y hartas de ministros mediocres, no aptos para su puesto y/o con oscuras relaciones de poder. Hartos y Hartas de que insulten nuestra inteligencia.


Algunos acostumbramos dar “me gusta” o reenviar artículos como éste en redes sociales y luego esperar a que la realidad nos alcance. ¿Qué tal si somos artífices de una nueva realidad? Lo peor que podemos hacer es seguir con la indiferencia, no hacer nada y esperar a que pase algo. Yo le invito, sin embargo, a que utilicemos dos valiosas herramientas gratuitas que poseemos; que son genuinas y sobre todo muy poderosas siempre y cuando haya unidad: la primera es reconocer el poder que la democracia nos da a cada ciudadano, la segunda, el derecho a expresar libremente lo que pensamos y sentimos. Usted de que esta harto/a? Vienen tiempos de cambio. 

No comments:

There was an error in this gadget