Monday, 2 November 2015

LIDERES MANUFACTURADOS



Lideres manufacturados





Para que existan líderes manufacturados se necesita un ejército de tontos útiles.




El fenómeno de promover figuras mediáticamente para que luego sean marionetas del poder concentrado no es exclusivo de Guatemala. El payaso Tiririca como diputado en Brasil, Macri en Argentina, PeñaNieto en Mexico e incluso ,Jean Marie Le Penn en Francia.

¿Qué es el poder concentrado? Es un ínfimo porcentaje poblacional que concentra los recursos económicos y los factores para producir riqueza y en consecuencia, es capaz de consolidar ese poder en el tiempo. Tienen incidencia en los medios a través de sociedades de plumas compradas que son sus voceros, a través de centros de adoctrinamiento, de “ONG´s”, "Fundaciones" y tanques de pensamiento radical, pero sobre todo por la capacidad de incidencia a través del mercadeo y la manipulación de masas.

Así como las marcas de gaseosas, los artistas pop del momento o las tendencias de la moda son dictadas sobre todo por la publicidad y el mercadeo, así se han construido figuras mediáticas que sin tener necesariamente talento o capacidades, mucho menos credenciales que les podrían dar credibilidad profesional, resaltan en los medios a diario, conducen programas de radio financiados precisamente por esos oligopolios del poder concentrado, se dedican 24 horas y 7 días a la semana a aparecer en los medios escandalosamente produciendo “opinión” publica, comentando en periodicos o en radiodifusoras seduciendo a la opinión pública con mensajes de fácil digestión para el público incauto. 
Aparecen en carteleras panorámicas, en las noticias, en twits, en Facebook e Instagram. Salen promoviendo su marca, que en este caso es una presunta ideología… a veces es de "derecha" a veces de "izquierda". A veces aparenta ser "progresista" y otras "conservadora"… se mueven de acuerdo a los vientos de los tiempos. Pero al final el poder que los promueve y financia es el mismo, que se mantiene en su posición dominante. Esos voceros, por lo general se desnudan cuando buscan disminuir el volumen de debates fundamentales, empezando precisamente con el debate de la concentración de poder. Usan “argumentos moralistas”, como la envidia o la frustración para desacreditarlo. Otras veces se contradicen constantemente con argumentos basados en dogmas para posicionar agendas políticas incongruentes con la realidad en el país.

Así es como las estrellas de cine y artistas pop de la farándula que sin cantar bien, sin ser talentosos en su área, pero si de buen ver o “figuras bonitas”, cautivan a masas de ignorantes e ingenuos. 

Masas que hoy le dan preponderancia a lo que las redes sociales y la parafernalia mediática dictamina. Jóvenes y adultos fácilmente influenciables y acríticos que con ver que el video de una persona se vuelve ‘viral’ en Youtube o en las redes sociales aparenta tener miles de seguidores es suficiente motivo para seguirle e incluso defenderla al extremo de asumir que sus palabras son la verdad absoluta. 

Seguidores de “súper estrellas” del púlpito, que pueden ser desde el mismo Papa hasta un Pastor popular y con grandes atributos de retórica y manipulación; Son fanáticos “believers” de candidatos a puestos públicos que prometen no robar y que al tener 20 mil seguidores (falsos) en sus páginas deben ser seguidos para no estar fuera de las “tendencias” y dejar de “#pertenecer”. Está documentado que el mercadeo de figuras a través de la imagen pública (la imagología) es efectivo como lo es el posicionamiento de marcas de productos de consumo final.

Aunque esto no es exclusivo de Guatemala, al final, ese es el gran fracaso de la Democracia cuando se desenvuelve en un contexto de ignorancia, de pobreza, de analfabetismo político y de pensamiento acrítico. 
La Democracia se convierte en la Dictadura de la Pobreza, la Ignorancia y la Ingenuidad. Y no hablo de quienes nacieron sin privilegios. Muchas veces esa dictadura se aprovecha de las grandes cuotas de poder y de influencia de los más privilegiados con mente letárgica que sucumben ante la moda de seguir los valores del momento por el miedo a no pertenecer y ser excluidos de la ecuación productiva y de sus intereses individuales y gremiales inmediatos. Esa masa que se basa en apariencias para valorar a las personas y que por ende hace que ellos mismos se conviertan en robots que aparentan ser lo que no son, saber lo que no saben, querer a quien no quieren y desear lo que en otro contexto aborrecerían.


Así las cosas el reto esta en quienes no han sucumbido ante ese nuevo modo de ser… a esas personas “raras”, atípicas, anormales y rebeldes, que piensan antes de contestar o que callan cuando no hace falta hablar. Esas que no se dejan conducir por los aparatos móviles y que prefieren leer un libro a ver la serie de televisión de moda. Aquellos que  aun sabiendo cual es la película de moda no les interesa verla, o conociendo de fútbol se resisten a ser fanáticos de algún equipo, y que aun habiendo nacido con privilegios los buscan usar para romper con ellos. Esas personas raras, poco comunes, son las que pueden salvar a la Democracia de su captura… esas que no se conforman con apretar un botón de “me gusta” y pasar la página para apoyar irreflexivamente al próximo "líder" que está siendo manufacturado (a?) hoy para presidir el país en el 2040..
There was an error in this gadget