Friday, 13 January 2012

¿Crecer más o mejor?


Cuando la riqueza se concentra en pocos, el subdesarrollo es de todos.

¿Cual es el precio de vivir en un país desarrollado y cual es el costo de vivir en un pais subdesarrollado? Aunque son cosas distintas llevan a una discusión común: Mejorar la calidad de vida individual no es gratis.
En el debate público da la impresión que a algunas personas temen vivir en un país desarrollado. Pensaran que un país donde la población educada es mas violenta o menos consciente de sus actos a terceros, o que respetan menos la ley? Pensaran que una población con mejores índices de salud o de nutrición serán menos productivos o ladrones que vivirán mas años? O talvez leyeron libros equivocados y consideran que mas gente educada significa mas masa critica ante los abusos de quienes detentan poder, sea este político, económico, religioso o militar y representa consecuentemente un peligro para el status quo como producir con costos de mano de obra debajo del promedio mundial.  Sarcasmo aparte, las sociedades avanzadas se catalogan así precisamente porque tienen un común denominador: mejores niveles de Desarrollo Humano integral, sostenibles en el tiempo y para toda la población.

Se ha aceptado, partiendo de la disciplina económica ortodoxa, la utilización del indicador de productividad por excelencia (tasas de crecimiento del PIB per capita)  como medida de bienestar en una sociedad. Sin embargo, existen falencias en esa premisa. El crecimiento económico per-se es una condición deseable mas no suficiente para alcanzar mejores niveles de vida. Cabe preguntarse: ¿Crecimiento económico para qué, para quién y por cuanto tiempo?

Es que un crecimiento económico acelerado no necesariamente es un indicador de bienestar. El mismo creador del PIB y de las Cuentas Nacionales de EUA, Simon Kuznets advirtió al Congreso norteamericano en 1934: “…elbienestar de una Nación puede escasamente inferirse utilizando sus ingresoscomo medida”. Es decir el indicador de riqueza monetaria a nivel agregado no es indicador confiable del bienestar de la población. Que Zambia o Guatemala tengan aceleradas tasas de crecimiento no precisamente significan que sus habitantes vivan mejor que hace 10 años. 

La pregunta subyacente es: ¿Cómo el crecimiento económico puede mejorar la calidad de vida de todos los habitantes en el largo plazo y auto sostenidamente? Respuesta difícil de contestar a través del pensamiento fundamentalista de la ortodoxia económica.  Probablemente el mejor Gobierno sea el autogobierno, es decir, mientras menos se necesiten de intervenciones externas para que cada individuo realice su proyecto de vida, mas libertad individual existirá y por consiguiente mas oportunidades en la toma de decisiones personales. Sin embargo, con desigualdades en el acceso a oportunidades de movilidad social en Guatemala, ¿hasta qué punto es eso posible? ¿Es justo liberar la economía en uno de los 15 países más desiguales del mundo? Crecer económicamente sin derramar los beneficios a las mayorías debido a las asimetrías y la exclusión de oportunidades es  lo que mantiene a Guatemala estancada en materia de Desarrollo Humano, Ambiental y Social

(Interesantemente, ya después de haber escrito mi columna, se publicó esa misma semana en Siglo XXI la columna de C. Rios que justamente presenta la otra cara del espectro presentado en la mía. Una agradable coincidencia pues se enriquece el debate http://www.s21.com.gt/opinion/2012/01/11/objetivo-numero-crecer)

© 2012, Abraham Samuel Perez Attias

No comments:

Blog Archive

There was an error in this gadget