Sunday, 19 April 2009

¿Igualdad de derechos o de oportunidades?

Lic. Abraham Samuel Perez samperez@url.edu.gt
Jorge y María nacieron el mismo día. Jorge nació en la capital. Sus padres le subsidiaron educación privada completa. Sabe usar la computadora y habla ingles. Le vacunaron contra las principales enfermedades de la época, le compraron ropa adecuada durante su niñez y lo alimentaron los 3 tiempos. A los 18 años Jorge debía salir de su casa a ganarse la vida. María no tuvo la misma suerte. Nació en Chimaltenango. Cursó hasta 3º primaria en la escuela pública. El resto lo fue aprendiendo en el camino con lo que veía en su entorno. Comía una vez al día más su galleta escolar. Antes de los 18 años María salió al mundo a ganarse la vida. Jorge recibió la herencia de sus padres: casa y ahorros, así como educación y salud. María no recibió nada. María no tenía conocimiento de los métodos de planificación familiar y hoy es madre soltera. Le cuesta desenvolverse en el mundo globalizado pues no habla inglés. Sin embargo su actitud es optimista. Siempre ha buscado trabajo para su sustento y el de sus hijos. Trabajó en la maquila pero desde que la planta cerró se dedica a la venta de Cds pirata en la calle. Gana más así. Es emprendedora pues a pesar de sus deficiencias educativas enfrenta los retos con buena actitud. “Los buenos guatemaltecos trabajamos duro para comer”, dice. Aunque quisiera poner su negocio propio no consigue préstamos pues no cuenta con activos como garantía. Lo que ha logrado ha sido con esfuerzo propio y sentido común: compra y vende. La ganancia es para los gastos de sus hijos. Aunque alquila una casita en la zona 18 no le alcanza para ahorrar. Su aspiración era ser estilista de belleza. Hoy sus sueños se concentran en mantener a sus hijos vestidos y alimentados con la venta de los Cds en el semáforo. No podrá pagarles colegio privado, y aunque no quiere el mismo futuro para sus hijos, ve que las escuelas siguen cerradas por la huelga. Le preocupa que sus hijos de grandes se integren a una mara, como los de la vecina. ¿Y Jorge? Igual de emprendedor. Con sus capacidades y conocimientos investigó que gracias al TLC puede exportar juguetes sin aranceles a los EUA. Consiguió un préstamo y hoy hace negocios por la Web. Jorge a los 25 años tiene carro propio y enganchada su casa. Se casará el año próximo. En el semáforo Jorge compra un Cd a María. El no se preocupa por ella. Aunque le duele, piensa: “cada uno es responsable de su propia vida, ambos nacimos en Guatemala y tenemos los mismos derechos”. “Si ella es pobre es porque quiere serlo”. Jorge deberá ir a pagar el seguro del carro pues es la 3ª vez que le rompen el vidrio. Además se le entraron los ladrones a la casa y ayer hubo balacera cerca del negocio. “Guatemala está mal”, piensa. En Guatemala, al menos 6 de cada 10 son Marías y el resto estamos entre los Jorges. ¿Cómo solucionamos esta realidad? ¿Manteniendo la igualdad de derechos o proporcionando igualdad de oportunidades?

1 comment:

librepensamiento said...

Igualdad¿? Acaso es justa la igualdad¿?

Tanto derechos como oportunidades deben regirse al principio de justicia, es decir lo que a cada quien corresponde.

A mí me corresponde el fruto dal arduo y honesto trabajo de mis abuelos, que empezaron desde abajo. Esa fue su herencia. También fue su herencia ayudar a los menos privilegiados.

Pero de reconocer las obligaciones inherentes de mis derechos a repartir equitativamente las oportunidades hay una diferencia abismal.

No todos tenemos derecho a las mismas oportundinades.

María puede ser un caso especial, como puedo serlo yo, pero de eso a generalizar que todos merecemos lo mismo hay una diferencia abismal. Abismal.

El punto se entiende Samuel, pero no se comparte.

Esta es mi crítica constructiva, no al post ni al pensamiento, si no al descuido al utilizar la palabra "igualdad".

There was an error in this gadget