Friday, 6 February 2009

Saliendo del infierno

Este año, que no le avergüence empezar a cambiar. Siéntase con una nueva responsabilidad en el 2009
Por unos minutos piense en Guatemala, en el país que le ha tocado nacer y vivir. Piénsese en usted como parte de un todo. ¿Qué rol juega usted en la construcción de este país, sobre todo si tiene menos de 40 años?
Piense y visualice por unos instantes la Guatemala ideal. ¿Cómo sueña que sea Guatemala para ud. y sus hijos? ¿Cómo se ve usted y a los otros en ese país ideal? ¿Qué papel juega y como se desenvuelve en esa Sociedad? ¿Como actúa usted en su trabajo, con su familia, con su entorno natural y social en esa Guatemala ideal? Después de visualizar ese ideal de país tómese unos minutos para entablar una conversación constructiva con quienes usted interactúa hoy y compártalo con sus amistades, con su pareja y/o con sus hijos. Platiquen del país ideal que quisieran que Guatemala fuera. ¿A quién le toca construir un nuevo país?
Guatemala puede convertirse en ese sueño que ahora solo existe en su mente. Tómese un minuto más para pensar qué puede hacer usted lograrlo. Piense en muchas ideas pero concéntrese en acciones concretas que usted puede hacer cada día. Puede ser una o muchas. Escríbalas, compártalas con quienes usted confía. Desde decirle buenos días a sus hijos o compañeros de trabajo hasta cambiar de hábitos para llegar puntual o no tirar la basura en la calle; escribir una carta a la prensa denunciando corrupción o mal servicio, o escribiendo una carta felicitando por el buen servicio que probablemente otro guatemalteco decidió comprometerse a hacer para cambiar al país. ¿Cómo se siente? ¿Cree que usted también puede construir una nueva Guatemala? Sabemos que únicamente sus acciones no cambiarán Guatemala, como únicamente las acciones de los políticos tampoco la cambiarán. Juntos, sin embargo, desatamos eso que se llama sinergia.
¿Qué nos pasó en Guatemala? A muchos no nos avergüenza colarnos, tirar basura en la calle, orinar en la banqueta o insultar a quien está del otro lado de la ventanilla porque todos lo hacen pero sí nos avergüenza que nos vean haciendo cola, recogiendo un papel en la calle o reciclando. Se volvió parte de nuestro vivir. Como dijera Martí: Pongamos de moda la virtud. Si queremos que el país cambie seamos parte del cambio. ¿Qué rol juega usted en la construcción de este país? ¿Insignificante? ¿Qué pasaría con el país si usted hiciera un pequeño cambio en su diario actuar y vivir a partir de hoy y qué pasaría si usted no hace nada? Cambiar Guatemala es posible. Esa reacción en cadena que genera tiene un impacto que probablemente no verá inmediatamente. Un pequeño cambio a partir de hoy, constante y permanente, con el convencimiento de que está caminando hacia el rumbo correcto -ese que usted definió y visualizó cuando empezó a leer esta columna- le hará sentirse mejor cada día. Tenga por seguro que cambiar el país, la realidad y el futuro no es fácil y tiene un costo que puede que ser muy alto. Pero se puede lograr. Con pensamiento crítico únase a esa revolución silenciosa y actúe. Aunque no hacer nada es también una opción, entre no hacer nada y realizar un pequeño cambio multiplicado por un millón significa un millón de cambios cada día que tendrán impacto macro para salir del infierno. En el 2009 es usted quien toma el papel. ¿Qué dice?

No comments:

There was an error in this gadget