Tuesday, 30 August 2011

¿Consumidores o Ciudadanos?


 Consumimos ideas, promesas y campañas publicitarias olvidando la responsabilidad de ejercer ciudadanía.

La clase media y media alta urbana comparte en general el modelo occidental heredado del colonialismo europeo y en general, es motivada por valores del llamado conservadurismo. Esa parte de la población, que no por ser minoría deja de ser influyente, demuestra generalmente apatía frente a la discusión y participación de temas sociales, ambientales y  políticos. Curiosamente, a pesar de poseer educación superior no cuestiona el status-quo con espíritu crítico y se limita a seguir las corrientes de moda, que en gran mayoría es determinada mediáticamente por agendas extranjeras o locales con intereses políticos y económicos. La ciudadanía se ha erosionado de tal forma que el guatemalteco deja de ser ciudadano y pasa a ser únicamente un consumidor. Los derechos humanos buscan ser sustituidos por el bienestar material a tal punto que las empresas privadas son vistas como los suplidores de servicios que debieran ser proporcionados sin interés lucrativo por el aparato publico de manera equitativa e integral.
Para ilustrar: Los eventos deportivos y artísticos de jóvenes son fundados por empresas privadas, eludiendo así impuestos, erosionando la ciudadanía y concentrando poder de mercado a través de la publicidad y propaganda generada por el patrocinio. Si la publicidad no funcionara, nadie la usaría. Esto, al crear barreras de entrada a potenciales competidores y pequeñas empresas,  afianza oligopolios y continúa el modelo de concentración de recursos y de mercados asimétricos que impiden una economía dinámica.
Se ha llegado al colmo de depender de las empresas privadas para brindar lo más elemental que un ciudadano tiene derecho: educación o salud. Cínicamente, plazas, parques y monumentos con obvios objetivos publicitarios son financiados descaradamente por grupos empresariales con fines lucrativos. Aseguradora General y Publicar son ejemplos.
La inocencia o ignorancia de algunas personas de pensar que la publicidad generada en el patrocinio es irrelevante afianza mas los grados de libertad de esas empresas para mantener las desigualdades e impedir la capacidad de movilidad social y por ende reproduciendo el modelo de pobreza y exclusión. ¿Que significa todo eso?
Que si la educación, la salud y el potencial bienestar de la población esta en función de una empresa o la marca de un producto, que con validas intenciones de maximizar sus utilidades capitalizara dicho patrocinio, se corre el riesgo de que sin ninguna evaluación o auditoria critica de lo que sucede el modelo se mantenga a favor de quienes concentran el poder económico, discrecionalmente en detrimento de la equidad, de la libre competencia, de la inclusión social, de la calidad ambiental y del potencial desarrollo humano al que cada ciudadano tiene derecho de recibir y del que cada gobierno tiene obligación de brindar.  Para nadie es un secreto que un país donde la ciudadanía no se ejerce habrán condiciones idóneas para la manipulación, abuso y el peligroso populismo que vemos hoy en la Campaña electoral en el País. 

No comments:

There was an error in this gadget