Tuesday, 9 June 2009

“El revolucionario que no fue” (Historia de la vida real)

Soy parte de un movimiento que está haciendo historia, pensó Andrea. Ahora sí Guatemala está cambiando! Los jóvenes estamos despertando del letargo y estamos abriendo los ojos. Su primer año de universidad privada no pudo haber sido mejor. Hoy sí que se sentía independiente y útil para el país! Se puso su camiseta blanca y junto con su grupo de cuates se encaminaron hacia la plaza Italia. Ya habían hablado de eso en el colegio el año pasado: Cómo es la Guatemala que sueñan les preguntó el maestro de sociales, y toda la clase coincidía en que no era para nada parecida a la que les estaban heredando los adultos que hoy estaban haciendo política en el congreso y en el Gobierno. Pero tampoco se salvan los empresarios corruptos que compran diputados para hacer movidas chuecas, ni los que le prestan los aviones al presidente a cambio de favores o los que para producir sus ganancias están contaminando al ambiente, deforestando por un lado y lavándose la cara por el otro en sus donaciones a la Teletón. También tenían la culpa de haber destruido Guatemala los maestros de colegios, escuelas y profesores universitarios que solo hacían su chance por un sueldo y en lugar de procurar despertar en los alumnos el deseo de aprender más por su país, conocer más la historia reciente y porqué estamos como estamos, o incentivarlos a la excelencia, promovían la haraganería no calificando los deberes o exámenes concientemente; la mediocridad aceptando trabajos “copy/paste” y la corrupción dejando que los alumnos ganaran los cursos a veces copiando en los exámenes frente a ellos. Peor aún, tenían la culpa los alumnos que copiaban en los exámenes, las tareas o jamás se interesaban por aprender sino mas bien por “ganar la clase” pues lo que importa es salir del colegio o de la “U” aunque hayás pasado de noche…como ella algún día también lo dijo. Lo cual era hasta una broma inocente impregnada en la cultura del chapín citadino promedio.

También teníamos la culpa cada uno por enterrar la cabeza como avestruces y no ver la realidad del país, donde no se condena a la pobreza sino al pobre; donde no se acepta que todos somos hermanos y nos vemos como competencia, o peor aún discriminamos a quien no es "como nosotros". La situación del país, estaba convencida Andrea, no surge por generación espontánea. Lo que vivimos es la cosecha, es la consecuencia de vivir en una sociedad que no integró a todos sus habitantes en un modelo común de desarrollo. A diferencia de los países con altos índices de desarrollo, en Guatemala la suerte de donde naciste o cómo te ves es la que en un gran porcentaje determina la riqueza o pobreza de una persona.


Cuando les contó a sus amigos que en la universidad iban a estudiar temas interesantísimos como porqué los indígenas son la población mayoritaria que vive en pobreza, o qué significan las asimetrías en los mercados imperfectos, o porqué la carga tributaria es tan baja en el país o la historia de Guatemala desde la conquista y los golpes de Estado, las causas de la guerra interna y los acuerdos de paz, sus amigos le contestaron. Vos, “que hueva”. Ya parecés de esas intelectualoides y hasta te oís como comunista. Cuidadito, “no vayás a parar pobre y frustrada por andar investigando cosas que ya pasaron y no nos interesan”. Después es imposible conseguir chamba si te oyen hablar así.

A veces, cuando Andrea les preguntaba sobre la quema de la embajada de España, o sobre la revolución de 1944 solo recibía miradas desaprobando sus ideas y cambio de tema.

La semana pasada estuvieron estudiando sobre el calentamiento global, la extinción de especies en los últimos 20 años y la deforestación en el Petén y las verapaces… ¿Qué opinan ustedes del desarrollo sostenible muchades? Callate vos, le dijo su cuata…parecés Ecohistérica. Ahora hasta vas a apagar las luces en la payasada de la “hora del planeta”.

- "No seas mulita, esas cosas son de los ecohistéricos que solo buscan lavarte la cabeza con sus tonterías del CO2 y esas pajas. Unos cuates se rebelaron y en lugar de apagar luces más las encendieron! Así hay que ser! Demostrar que los individuos hacemos lo que queremos. Al final la plata es la que manda." volvieron a recordarle sus compañeros de clase.
- ¿Qué cosas te pasan? La idea de manifestar es por la muerte de Rodrigo. No te volvás fanática ni socialista. Si no te gusta Guate andate a vivir a Cuba y vivir como el Ché.

Ante la pregunta de Andrea de qué significaba ser comunista, socialista, capitalista o ecohistérica, solo encontró respuestas vagas, comparaciones con otros países y ataques hepáticos que a todas luces mostraban la ignorancia en esos temas. Ser socialista eran sinónimos de Hugo Chavez o Cuba. Ser de izquierda era casi un pecado y mala palabra. Ser de derecha era "cool". Pero nadie entendía qué significaban esos términos.

En la Universidad, hicieron un trabajo sobre el impacto de la publicidad en los niños y jóvenes, y Andresa se dio cuenta cómo las aparentes buenas intenciones están en realidad buscando crear más consumidores y acaparar más mercado como ultimo fin sin importar los medios que muchas veces son poco éticos e irresponsables.
Y se preguntó: "Qué pasaría si se prohibiera a las empresas colocar su logo en las campañas que apoyan que dicen ser de beneficio social? Seguirían las empresas invirtiendo en ellas?"... Nadie contestó.

Andrea se dio cuenta que el poder corrompe y donde hay mucho dinero hay mucho poder, corrompiendo a quienes lo tienen así como cuando el gobierno también se corrompe y hace lo que le place.
Se dio cuenta también que en un país donde reina la anarquía no hay poder más fuerte que las armas pues son productos creados exclusivamente para asesinar y que el negocio de armas en el país es millonario. No en balde algunos intereses poderosos se ven beneficiados con tanta violencia y con permitir la portación de ciertas armas tanto a delincuentes como a civiles. Ni las leyes ni una nueva Constitución, ni un nuevo sistema de justicia, ni incluso el juez más honesto son más poderosos que una persona con un arma que amenaza asesinar a quien se le ponga enfrente para hacer cumplir la ley. Cualquier policía, privado o público también teme morir y si un secuestrador, ladrón o narcotraficante tiene armas en su poder hará lo que quiera en este país.

Andrea llegó con sus amigos con esta nueva idea: "Imagínense, muchá, a un PMT queriéndole poner una remisión a un vecino con una Beretta.45 solo porque se pasó el semáforo en rojo. Las leyes les valen a los que tienen armas. Y por eso estamos como estamos", argumentó. "Porqué no prohibimos las armas por unos años mientras este país se compone? ¿Porqué los jóvenes no investigamos y solo nos interesa la parranda y hacer mucho pisto? " No y no dijeron sus amigos. Las armas son para defendernos. Mirá que si viene un hdp a querer decirme cómo vivir yo le pego un tiro!
Andrea solo gritó: "¿Porqué en lugar de solo marchar en proTESTA no hacemos proPUESTA?" "No estaremos cayendo en una nueva moda en que el que sale a marchar es el bueno de la película y luego podemos seguir viviendo como estabamos antes de la muerte de Rodrigo?"
Sus amigos asintieron con la cabeza pero no profundizaron más en el tema.
El otro día un amigo llegó con un chiste: "Miren muchá, qué es peor: ¿Un indio con pisto o un mula en el poder?" Andrea molesta le dijo:
-“No veo nada chistoso en tu comentario. ¿No será que por reírnos por esas cosas es que estamos como estamos?”
- Ulugrún -contestaron sus amigos evidentemente alterados– ahora te volviste amargada! No seas aguafiestas ni resentida. Ya estás sonando como los mucos acarreados del parque central.
Dejá que ya hay gente haciendo cosas. Nosotros marchemos y apoyemos. Ellos saben lo que hacen. Total, estamos muy chavos para estar metidos en esa porquería de la política. Vamos el domingo de blanco y a ver que pasa... yo llevo una hielerita y unas chelitas por eso del calor... luego sale antiguazo. Además aprovechamos ir a San Felipe pues le tengo que comprar un "disfraz de indito" a mi hermana que se va a vivir a California pues se consiguió un su gringo que la va a sacar de esta mierda.

Andrea lloró y se quitó la camiseta:

Guatemala no estaba cambiando...Quien estaba cambiando era ella.

3 comments:

Anonymous said...

Me gustó mucho esto Samuel, sobre todo la manera en que ciertas ideas conservadoras de la situación que vive el país se manifiestan en la interacción cotidiana de los jóvenes. Por lo visto les pasa a los jóvenes de ahora como a los de hace diez años y quizás más. Me identifico mucho con la frustración de vivir rodeado de gente que no quiere pasar de repetir frases aprendidas y comportamientos pre-fabricados que evitan cuestionar y confrontar la realidad del país.

Un gran reto para todos es encauzar a la juventud para que salgan de ese círculo vicioso de superficialidad y apatía. Cómo lograrlo? Cómo abrirles espacios para que cuestionen y resuelvan? Como evitar que la apatía masificada se los trague a todos?...

A.Romero

Susana said...

Me pareció una entrada muy acertada, sobre todo porque muchos de mis compañeros de universidad fueron a manifestar y yo siempre quise participar en algún movimiento que se movilizara para relamente "exigir justicia", pero lo que pasó, aunque todo mundo mencionara que no era lucha de clases, el detonador fue el que se tocara a una persona de determinado sector. ¿por qué no fue el detonador el día donde empezaron a matar a los conductores de autobuses? porque la mayoría de manifestantes que piden "Justicia" nunca se han subido a una camioneta. A mi me gustaría poder ser capaz de ir más allá de este comentario y convocar a más jovenes que se interesen por temas como la minería en San Marcos, para que realmente se escuche a esas personas cuya cobertura de la manifestación que realizaran frente a la Europlaza fuera solo un cuadradito perdido en elperiódico...¿alguna sugerencia de cómo armar o convocar personas que realmente tengan ese deseo de ayudar más que simplemente alegar??

S. de León

Marlene said...

Me sentí tan identificada, no porque sea doctora en antropología, historia, y especialización en los asuntos de las clases sociales, y cultura en Guatemala, simplemente porque un día despertó en mi el corazón por mi Guate, y la conciencia mínima por mi deber como ciudadana, y por ello he recibido respuestas como las que recibió "Andrea"...
Sups...no hay una fórmula de efecto inmediato y garantizado, o al menos eso creo, pero seguro que oportunidades hay muchas, primero permanecer santamente tercos en nuestra esperanza y fe en que las cosas estan cambiando y cambiarán; segundo, no dejándonos "achicopalar" (jaja) por el tipo de comentarios y actitudes que llegamos a observar y escuchar de muchas otras personas, tercero...ser pacientes y creativos...podríamos pensar en estrategias para convocar a la mara y lograrlo de un día para otro, o en una semana incluso, pero el resultado sería un impacto temporal, y sin el corazón comprometido de la gente, debemos creer en la bondad de cada uno, y pensar en formas de llegar a sacarla a relucir, pensar en formas de despertar esa parte de los corazones que corresponde a Guate, eso se logra...como siempre he insistido...con el ejemplo, haciendo nuestra parte, a pesar de las críticas, y segundo uniéndonos, apoyando movimientos como COLOR, craneando y aplicando formas de llegarle a la gente, hay tantas opciones, videos, música, eventos, y hay tantos talentos, tanta gente dispuesta a ofrecerlos, incluso gente q no apoya la causa, involucrándose puede llegar a darse cuenta de la realidad, como te digo....paciencia..porque a veces pareciera que esas cosas no tienen efecto, pero te aseguro que si, es un proceso, y pues en medio de los sucesos actuales, podemos aprovechar para promover la discusión..claro no podés esperar comentarios y pensamientos 100% raconales, fundamentados, y similares a los tuyos...pero al menos podés esperar escucharlos!, cosa que no es tan común...jaja (creo que me entendés), y pues...debemos ser humildes, reconocer que no necesariamente, nuestras ideas son "las ideas que salvarán a Guate", o nuestra forma de pensar, y que no el que piensa diferente...o los que no se interesan tanto en pensar sobre estos asuntos...son una especie extraña e incomprensible que no generan material productivo para el país, solo hay que amarles, ser pacientes y entrarles, con creatividad...no atacando...simplemente despertando en ellos al menos la curiosidad, volarles la cabeza por algunos segundos con una pregunta que los confronte sanamente (dentro de su contexto)...en fin es solo mi opinión, y para lo que cuenta, me apunto para cualquier idea, sana idea, o loca idea que se te ocurra. ;). Y de forma muy personal te comparto que yo tengo fe en la oración, y sobre todo en el poder y amor de Dios, así que oro por mi patria y cada habitante, y creo en los cambios que se vienen en la vida de cada persona, y como resultado en la sociedad. ;). Dios bendiga a Guatemala, y saluditos.

¡Gracias por el link Samuel!, me refrescó.

There was an error in this gadget