Wednesday, 22 February 2012

Mercado y Estado


Ni comunismo ni capitalismo, mas bien se trata de buscar una óptima combinación entre estado y Mercado. Optima combinación que no necesariamente debe responder a otros países con otras realidades y otras prioridades. Optima combinación que tampoco quiere decir estancada o fija en el tiempo.
Pero optima, eso si, en la búsqueda del mas preciado objetivo del ser humano: su libertad y su bienestar, que implica intrínsecamente el bienestar de su entorno, ergo el de otros/as seres humanos y de su entorno ecológico.
El debate ideológico produce respuestas ideológicamente fundamentadas. El debate objetivo se fundamenta en realidades factuales, evidencia y comunes denominadores mínimos que los individuos procurarían identificar como elementos a alcanzar en el ámbito del bienestar o ‘felicidad’ plena e integral. La libertad en su mas amplia expresión, que incluye un marco de responsabilidad por las acciones u omisiones en su ejercicio, la constante y holística expansión de la humanidad, incluyendo el balance entre los sentimientos y el raciocinio, los temores y las certezas, la curiosidad y la experimentación, la experiencia y la trascendencia,  incluyendo al entorno y el factor tiempo y distancia como elementos incluidos.
La economía de mercado y el comercio han demostrado resolver de manera eficiente el problema material de algunos, pero crea a la vez un sentimiento de falsa libertad. Lo que no pueden resolver los mercados puede y debe ser resuelto por medio de la democracia (ese ente llamado Estado). Así las cosas, los bienes públicos, los derechos humanos, la emancipación de la especie humana al mismo ritmo que su entorno ecologico y cultural, son riquezas que los mercados son incapaces de proporcionar y he alli la alquimia de la relacion entre Estado y Mercado.
En un pais, donde el mercado no proporcionara educación, salud ni vivienda de calidad a las grandes mayorias que viven en pobreza, precisamente por no ser rentable, es donde el Estado, que en su constitución garantice la vida y la libertad, ergo el acceso a dichos servicios debe intervenir de alguna forma, ya sea a traves de subsidios o proporcionando el servicio directamente.
En un país donde el mercado se beneficia de dichas condiciones pues la concentración de riqueza se mantendrá estructuralmente en el tiempo en las mismas manos (y familias), no existen incentivos para romper dicho circulo vicioso endógena y voluntariamente. Y es ahí donde se necesita de la fuerza coercitiva exógena. A través de impuestos para fundar los servicios que el mercado no presta y romper con la concentración de recursos que es la antitesis del libre mercado, y-o bien a través de regulaciones que impidan el abuso de monopolios y oligopolios, pero, de nuevo, con recursos para hacer cumplir la ley activamente. Aunque ambas acciones no son excluyentes, definen a veces la posicion ideologica de la función del Estado en la economía. 
En un país donde los ecosistemas son depredados sin reparar en los costos ambientales y sociales por ser difíciles si no imposibles de contabilizar privadamente, el Estado debe intervenir activamente o regular pasivamente.
Cuando el Estado es capturado por los intereses de quienes concentran el poder en el mercado, el resultado es una realidad similar a la que se vive en Guatemala. Pocos tienen acceso a todo y muchos, las mayorías no tienen acceso a nada. Y mientras el estado siga siendo estrangulado financieramente, desacreditado mediáticamente y capturado a favor de quienes detentan el poder económico desde la colonia, aun con muchos videos motivadores, muchas subidas a volcanes o muchas campanas publicitarias, las cosas no van a cambiar en el país. 
Debemos darle el poder al Estado Democrático de representar a la población y de resolver los problemas aun no resueltos que por definición el mercado no resuelve. Como asi que en Guatemala, donde las mayorías son indígenas el Congreso representa a la clase media urbana ladina? Como así que 6 de cada 10 personas viven con menos de dos dólares y sin acceso a educación y salud de calidad se limita y tergiversa la conversación sobre el incremento a impuestos como una dicotomía entre capitalismo y socialismo?
Cuando el interés de cada ciudadano este representado en las decisiones publicas, reflejado en bienestar individual y por ende social, ecológico y cultural, entonces podemos hablar de reformas constitucionales para liberar la economía como proreforma proponía, pues al momento es como que quienes subieron al penthouse del edificio patean la escalera para que no su status no se vea amenazado.

No comments:

There was an error in this gadget